¿Cómo afrontar una deuda durante la pandemia?

Actualidad  |  18 de Octubre, 2021


La pandemia global está teniendo serias consecuencias financieras para millones de personas en todo el mundo. La paralización de la economía y la destrucción de puestos de trabajo ha provocado que muchas familias se encuentren en serias dificultades para afrontar los pagos y mantener la estabilidad financiera. 

En esta nota te guiamos como lograr esa ansiada salud financiera:

¿Cómo afrontar el pago de mis deudas?

Revisa tus ahorros y elimina los gastos innecesarios, por más insignificantes que parezcan. Desde la compra de un postre casero, pasando por gastos adicionales de delivery hasta la membresía de servicios de entretenimiento, todo suma. Ahorrar dinero te permitirá decidir, con calma y prudencia, tus próximas acciones para generar nuevos ingresos.

También puedes renegociar el pago de tus deudas o aprovechar las facilidades de pago que actualmente las entidades financieras están ofreciendo.

Recomendaciones:

  • Trata de evitar comprar productos que no necesites. Ante la latente amenaza de una recesión global, la prudencia en el consumo es crucial para no generar endeudamientos que excedan su capacidad de pago.
  • Puedes preparar un presupuesto de emergencia en el que defina con claridad los montos de gastos que podría soportar durante los periodos de aislamiento.
  • Reestructurar las prioridades financieras. Además, puedes plantear un plan a futuro de cómo esta experiencia puede ayudarte a orientarte hacia un mejor manejo del dinero.
  • Debes controlar el consumo de servicios públicos. Si bien la mayoría de los gobiernos han tomado medidas para congelar los pagos de las cuentas, no se amparan en ello para incrementar el uso de recursos como agua potable, energía o gas, dado que, en el futuro, las cuentas llegarán y solo serán diferidas en varias cuotas. Por ello debe mantener, no elevar, su nivel regular de gastos.
  • Aprovecha la crisis, para crear oportunidades. Si no cuentas con un fondo de ahorros de emergencia y, por el contrario, se encuentra sumergido en deudas, enumere cada una de ellas, calcule el total de la capacidad de ingresos y gastos y comuníquese con las entidades financieras con miras a, en la medida de lo posible, sean rediferidos los montos totales a números de cuotas razonables que le permitan salir a flote en los próximos meses sin condenarse a años innecesarios de intereses.
  • Posterga la compra de productos importados. Ante el incremento del valor del dólar, el consumo de productos locales le facilitará reducir los costos en consumos diarios de alimentos y fármacos.
  • Crea una lista con las cinco prioridades económicas básicas para solventar de manera inmediata: casa, comida, salud, servicios, comunicaciones y revise los campos en los que podría reducir costos sin afectar la calidad de vida: disminución de inversión en planes de telefonía móvil, aplicaciones con pago trimestral, semestral o anual que no sean absolutamente necesarias.
  • Si tienes efectivo, paga con tu capital propio para no generar intereses por compras en las que puedes evitarlo (agua, comida, medicinas).
  • Valora el tiempo como un activo económico y aprovecha el espacio de estar en casa para desarrollar proyectos de emprendimiento desde su campo de ejercicio: consultas virtuales, clases o asesorías pagas a través de transferencias electrónicas.
  • No te centres en la crisis, tarde o temprano, este episodio pasará y, para entonces, aunque los mercados requerirán de mayores esfuerzos para reponerse y volver a la normalidad, la economía retomará su línea.